Top

Artículos publicados

Un Viaje hacia el Feng Shui

Dos meses en San Diego compartiendo conocimientos, soluciones, visitas (incluyendo a Loise L. Hay) y mucha, mucha energía.

Feng Shui mejora tu vida: mejores relaciones personales, mejor salud, más amor, más prosperidad, más espiritualidad. Yo tengo la experiencia personal y profesional de los maravillosos cambios que Feng Shui precipita en tu vida en cuanto entras en contacto con él. Así al iniciar mi viaje hacia EE.UU. para realizar un master en Feng Shui, no podía evitar la excitación por anticipar que novedades me iba a encontrar. El curso lo dirigía Terah K. Collins, autora de Feng Shui para Occidente -el libro de mayor venta en EE.UU. y España- y una de las mejores especialistas del mundo. Pero la experiencia ha sido mucho más plena y gratificante de lo que me podía esperar.

Viaje hacia el Feng Shui

En primer lugar, la cordialidad con que me vi acogido tanto por Terah como por los otros ponentes. Desde el primer momento se estableció un lazo de complicidad y humor que nos permitió aprender los unos de los otros y, sobre todo, reírnos, reírnos mucho de todo. El humor y la pasión por el trabajo han sido la constante de estos días. Y luego el grupo de compañeros: todos apasionados por vivir y seguir creciendo a través de Feng Shui como personas y como profesionales.

El entorno del curso era muy adecuado. Un lugar escogido por estructura y su ubicación retirada. Un pequeño hotel de estilo "español" con jardines de serpenteantes senderos y con numerosas fuentes octogonales que impulsan la energía y relajan la mente. Un lugar sumamente auspicioso donde se prolongaban las discusiones entre participantes y profesores, durante y después de las sesiones.

Hablábamos de Feng Shui, de nuestras experiencias en las consultas, de libros, de soluciones que funcionaban y de las que no funcionaban. Las jornadas eran largas, a veces de 9 de la mañana a 9 de la noche con sólo 45 minutos para almorzar, que se aprovechaban para... seguir trabajando. Los paseos o salidas los usábamos para realizar ejercicios prácticos durante las compras o la cena estudiando el Feng Shui de las tiendas, los restaurantes o incluso los jardines o casas que íbamos encontrando. Bastaba que alguno de nosotros comentara un lugar "interesante" para que todos nos precipitáramos en el siguiente descanso a verlo con nuestros propios ojos y rápidamente aportar nuevas soluciones.

Viaje hacia el Feng Shui

Una de las casas que pude visitar fue la de Louise L. Hay. Su nueva casa está situada en las colinas, fuera de la ciudad, y construida de acuerdo al Feng Shui. Con su parte trasera protegida por la colina, se abre hacia el mar con una vista inspiradora. Las habitaciones están distribuidas para que se pueda circular libremente, sin ningún rincón inactivo. La cocina comunica con el salón que comunica con el despacho que comunica con el jardín y la terraza que comunica con el dormitorio, etc... Los colores también se han distribuido para reforzar las distintas áreas: su dormitorio en tonos dorados y rojizos, el despacho en pasteles suaves.

Y la presencia constante del jardín hacia el que toda la casa se orienta y abre. De hecho dentro de la casa existen dos pequeños jardines más. Mientras tomábamos una copa de champagne y recorríamos su casa, Louise me comentó como todavía recuerda su visita a Barcelona tres años atrás con cordialidad y envió sus más afectuosos saludos para todos.

Así día tras día, fuimos estudiando Feng Shui para casas, para pisos, para jardines, para toda clase de negocios. Analizando planos, fotos, diapositivas, videos... Compartiendo las soluciones que se habían usado en cada caso y los resultados obtenidos. Aportando entre todos nuevas maneras, nuevos elementos de hacer que la energía o chí se incremente creando bienestar, éxito o una nueva pareja, cambios de trabajo, mejores relaciones con padres e hijos...

¿Qué es lo más importante que he aprendido? He aprendido por qué a veces la voluntad no es suficiente. ¿Por qué las cosas se bloquean y no avanzan a pesar de tus esfuerzos? Por que la causa está fuera, está en tu entorno, tu casa, tu trabajo. Sólo si cambias los elementos y su combinación, cambiarás su influencia. Feng Shui ha transformado mi vida y puede también transformar la tuya. ¿Te atreves?.

Ángel García